martes, 25 de enero de 2011

CUADERNO DE MOZAMBIQUE 12: EL TAMBOR


El sonido de los tambores se mece lejano en el aire húmedo y pesado de la extensa vegetación que circunda Maputo. Intento llegarme hasta el lugar de origen de aquellos sonidos, pero no lo consigo. Acaso es mejor que sea así.


África es el origen. El hombre nació en África. No importa dónde estés ni cual sea el color de tu piel: todos somos africanos. África es un concepto global. También el jazz nació en África. Nueva Orleans fue la cuna del jazz, pero nada de lo que allí ocurrió hubiera sido posible si no hubiera existido África.

Mis antepasados fueron arrebatados de esta tierra encadenados, pero su semilla está presente allá donde vayas. Desde niño, África me ha acompañado. El latido de los tambores, que es el latido del corazón del hombre, la VIDA… cuando en 1961 viajé a África por primera vez, fue como regresar al útero materno. Al abrirse la puerta del avión era noche cerrada. Lo primero que llegó a mis oídos fue el sonido de los tambores. Aquella fue una experiencia muy poderosa y espiritual. Sentí que estaba de vuelta en casa.

Randy Weston “African Rhythms”


En 1963, el percusionista y director de orquesta cubano Pedro Izquierdo ("Pello el Afrokán") creó el “Mozambique”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada