viernes, 11 de mayo de 2012

MANERAS DE VIVIR


Palcos del Teatro Lara

Crónica de una jornada particularmente agitada

Voy aprendiendo el oficio
Olvidando el porvenir
Me quejo sólo de vicio
Maneras de vivir.

Jueves, 10 de Mayo.

19:30 h. Asisto a la presentación de los sendos manuales, “JOVEN GUITARRISTA CREATIVO”, de Víctor Díaz Lobatón, y “ARMONÍA PARA LA GUITARRA ACTUAL”, de Joaquín Chacón, en los locales que la Escuela de Música Creativa posee en la calle 2 de Mayo, según se mira, a la derecha. Converso con los autores en torno a mi futuro como virtuoso del instrumento, que los susodichos juzgan un tanto dudoso, lo que acaso pueda deberse a lo limitado de mi repertorio consistente en una única pieza (“Walk on the water”).

23:00 h. Concierto THE BAD PLUS en el TEATRO LARA organizado por 1906, la marca de cervezas a la que tanto debemos los aficionados al jazz y a la cerveza. Compactos, vigorosos, ruidosos (excepto a la hora de los solos), contundentes, psicodélicos, herméticos, en el mismo sentido que pueda serlo el cine de David Lynch… The Bad Plus es un grupo de música pop que toca jazz. La audiencia les adora. Hay quien lleva media tarde a las puertas del teatro a la espera de hacerse una foto con los artistas. Todo en la música de The Bad Plus está bajo control, acaso demasiado.

En este mismo lugar, en 1915, Manuel de Falla estrenó su “Amor brujo”, bailado por Pastora Imperio.


David King toca el piano bajo la atenta mirada de Reid Anderson durante la prueba de sonido.



Viernes, 11 de Mayo.

1:30 h (aprox). CAFÉ JAZZ BERLÍN. A nuestra llegada, el GRAN WYOMING se halla evocando al GRAN ROSENDO en una versión descontrolada/incendiaria de su inmortal “Maneras de Vivir”, que el personal coreamos como Dios nos dio a entender, no mucho peor que el cantante. Es sólo Rock & Roll, pero nos gusta. De Wyoming a Sly Stone, en disco, y con el personal echando el resto en la pista de baile, que no existe.

3:00 h. (aprox). La LAGNIAPPE BRASS BAND de Nueva Orleans, de gira por nuestra comunidad autónoma,  irrumpe en el escenario sin previo aviso y al punto estamos entregados en cuerpo y alma sudorosos a la incomparable/salvaje/vitamínica música de la ciudad que vio nacer el jazz y a Tennesse Williams. Cuatro trombones (!) + trompeta, tuba, saxo y batería y la media docena de espontáneos que, ya que estaban ahí, se suman a la fiesta para, de esta forma, redondear el gozoso aquelarre músico-etílico. Son las 4.30 (aprox.) e intento decir algo al Wyoming, que anda por ahí tratando de pillar cacho, o así, pero no me sale la voz, lo que interpreto como una señal para hacer mutis por el foro.

Sólo en Madrid.

No sé si estoy en lo cierto
lo cierto es que estoy aquí
otros por menos se han muerto
Maneras de vivir

Madrid, 4:00 h. de la mañana. El aquelarre en su apogeo.

Texto y fotos: Chema GM.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada