jueves, 3 de diciembre de 2015


Los misterios del jazz coreano

Jung Jaeil Han, el pasado lunes, en Madrid


Termina un festival de jazz y empieza otro. Y no uno cualquiera. El festival JazzKorea, 2015 dedicado, como puede deducirse, a la música del país asiático, lleva años recorriendo las principales ciudades europeas. Ahora, por fin, llega a Madrid.

¿Un festival de jazz coreano en plena Castellana?. Las dudas que el abajo firmante pudiera albergar acerca del poder de convocatoria del jazz coreano entre nosotros quedaron disipadas en cuanto puso el pie en el coquetón Centro Cultural Coreano de la Castellana el pasado lunes, con un lleno hasta la escalera que da acceso a las oficinas del centro en el segundo piso (visibilidad limitada). Una mezcla entre los naturales del país asiático residentes en Madrid, los estudiantes del idioma coreano (que, a lo que se ve, existen), y unos cuantos aficionados de espíritu inquebrantable para quienes el jazz coreano carece de secretos. No es mi caso.

Han Seung Seok y Jung Jaeil, a quienes se encargó el concierto de apertura, son 2 jóvenes talentos muy apreciados por los connaiseurs del jazz coreano. El uno - Jung- toca el piano y la guitarra Fender; el otro –Han- el tambor changko (yango) y canta. Juntos, son la versión surcoreana de esa “multiculturalidad” que alumbró Don Cherry y algunos tienen como el futuro del jazz. ¿Recuerda el lector a Martirio y Chano Domínguez cantando “Ojos verdes”?. Pues lo mismo; que donde los unos ponían copla, los otros interpretan la versión en jazz del pansori, género de canto clásico en Corea que tiene tanto de canto como de representación teatral y hasta, si me apuran, de danza. Igualito que la copla. Por no faltar, no falta ni el abanico.

Dando por hecho que no todos los ahí presentes entendíamos el idioma coreano, la organización distribuyó unos a modo de folletos explicativos con los títulos y las letras, lo que nos permitió acompañar las andanzas de Bari, la princesa abandonada por su padre, y recorrer en primera línea de combate la Batalla de los Acantilados Rojos entre las tropas del señor de la guerra Cao Cao y las fuerzas aliadas Liu Bei y Sun Quan. Historias de amor y desamor, más lo segundo que lo primero… especialmente oportuna en tiempos como los actuales de convenciones climáticas, la “Canción de lavandería”: “una mano se eleva por encima del agua en algún lugar de éste mundo. Pilas y pilas de suciedad se están limpiando”. Total, que uno salió de allí hecho un experto en jazz coreano, la historia del país y hasta las últimas tendencias en el vestir de los músicos de jazz de por allí que, en eso, son muy suyos.

JazzKorea 2015 se despidió anoche con la actuación del guitarrista Jo Young-Deok y su trío. Créanme: merecerió la pena.

Chema García Martínez


Jung Jaeil Han, guitarra: Seung Seok, changko
Fotos: JMGM

Y también...
El País

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada