viernes, 25 de marzo de 2011

DOS CONTRA EL MUNDO


Para Joshua Edelman –piano- y Steve Turre –trombón de varas y conchas marinas- la palabra “jazz” no está necesariamente unida a otra palabra: “aburrimiento”. “El jazz, “apunta Edelman, “no es nada misterioso, ni raro”. El destino y la invitación cursada a ambos para tocar en el Festival de Jazz de Madrid les unió en el año 2005. Cinco años después, el Café Central de la plaza del Ángel les ha vuelto a reunir para una semana de conciertos de alto voltaje que concluirá, si nada lo remedia, el próximo domingo, 27. “No he hecho el camino desde Nueva York para nada”, “amenaza” Turre. Por si queda alguna duda, “Las luces de Bertendona”, un blues a la usanza “Messengers”-Art Blakey, con el que Edelman rinde homenaje al barrio bilbaíno donde ha instalado sus reales, pone las cosas en su sitio y al espectador en su lugar. Estos van en serio. “Es que la música es una cosa muy seria”, apunta el trombonista que alguna vez tocó con Ray Charles y con Dizzy Gillespie. Aquí, se le vio acompañando al legendario Woody Shaw y, desde entonces, que se le viene siguiendo la pista. Steve Turre no es alguien que pueda pasar desapercibido fácilmente.


En cuanto a Joshua Edelman, señalar que la sala no le es extraña. Aquí grabó sus 2 últimos discos y aquí vuelve en cuanto puede y le dejan, con el permiso de la autoridad competente, sabida es la maña que se les da a nuestros mandamases cerrando bares, qué lugares. De su paso por Madrid queda su recuerdo a la calle del Rosario, título de una de sus composiciones más celebradas, con la que se cierra el primer pase. El Latin Jazz está aquí para quedarse y de eso sabe mucho nuestro protagonista que incluso ha escrito un método sobre el asunto. Otro tema, “Contrapunto”, da pie a los protagonistas de la noche para recordar al fallecido trombonista cubano Juan Pablo Torres, quien terminaba de dejar este mundo cuando ambos se encontraron. La música del autor de la “Ensalada de mambo” siempre está presentes en los recitales de ambos. La suya y la de Tito Puente -“Puente of soul”-, Chucho Valdés –“Claudia”-…


Pero no son sólo ellos dos. Si el lector decide pasarse un día por el garito de la plaza de Sant Ana durante estos días, y es muy aconsejable que lo haga, podrá escuchar a un puñado de intérpretes cubanos de primera categoría dentro del apartado jazzístico-latino. Manuel Machado, trompeta; Yelsy Heredia, al contrabajo –con disco propio para Cigala Music-; y Moisés Porro, a la batería, forman una unidad de destino en lo musical de una competencia y una versatilidad difícilmente comparables. Los estándares –“Just friends”-, los bordan, y cuando el asunto se va hacia lo afrocubano, echan hispas.

Edelman-Turre recuperan la sana costumbre ya perdida de terminar con un blues: “Ray´s Collard greens” (dícese por la berza de uso extendiddo en la dieta afronorteamericana) da pie a Turre para lucirse con su media docena de conchas marinas interpretadas sucesivamente y de dos en dos, “a la Rahsaan Roland Kirk”.

“Bright Moments”

Chema García Martínez


Jazz para el fin de semana


- viernes: Vijay Iyer y Juan Camacho en el C. M. San Juan; Yuri Honing, en la Fundación Carlos de Amberes; Sinikka Langeland en el Museo Reina Sofía.

- sábado: Romane Trio y Bob Sands Big Band "Homenaje a Frank Sinatra" en la sala Joy Eslava; Blas Rivera y Tito Cartechini en Clamores.

-domingo: Trombone Shorty en el San Juan; Wallace Rooney en Clamores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada