viernes, 10 de abril de 2009

Nano Herrera. Adiós al amigo porteño


Un cafetito postinero con Guillermo Bazzola, buen amigo y mejor músico, y me suelta la bomba: “Nano ha muerto”. Maldita sea. Desde entonces que llevo intentando decirle adiós al amigo pero un pertinaz constipado me lo ha impedido, hasta hoy.


Julio Cortázar, Gato Barbieri & Nano

Leo en un blog a quien, como yo, se enfrenta al espinoso problema de explicar a Nano: sin duda es complicado contar la historia del jazz en Buenos Aires dejando a un lado a Nano Herrera, y aún más complejo si a quien no sabe de qué hablamos, le decimos que no, que no hablamos de un músico (Federico Antin).

Lo que se dice, un personaje. Grandote, exuberante, vehemente, Nano fue la sombra que me acompañó durante mi estancia en la ciudad de Buenos Aires el pasado mes de octubre, o acaso fui yo el que me pegué a él, nunca se sabe. Nano y yo compartimos taxi y mesa en Notorius, y anécdotas, cientos de ellas. Nano tenía un cuentecito adecuado a cada interlocutor, en mi caso, fue su peripecia parisina acompañando a Tete Montoliu de la sala de conciertos al restaurante oriental lo que, según contaba Nano, no entraba dentro de lo que el pianista consideraba “una comida medio decente”.

Luego, que Nano no se callaba. En todos los debates a los que asistí o fui parte se las ingenió para hacerse escuchar, cosa que tampoco le resultaba demasiado difícil, con ese vozarrón con que le saludaba a uno, “ché, gallego”. Nano acompañó a Steve Lacy y a Charles Mingus y a Herbie Habcock en sus procelosas incursiones por la noche bonaerense. En palabras del músico Fernando Gelbard en http://www.nanoherrera.com/ Nano Herrera el alma del jazz de Buenos Aires.

Bill Evans, Nano & Helen Keane + Enrique Villegas (de perfil)

Estuvimos escribiéndonos desde entonces, Nano y yo. Sus "Emails" eran como él: apasionados y vehementes. Como cuando me escribió para contarme de "su amigo" Freddie Hubbard:

Chema . Recién me entero que se fue Hubbard , a quien vi en Berlín en un homenaje a Coltrane, luego fui a verle en Rio de Janeiro en un homenaje a Tom Jobim con él presente, el que no se presentó fue Hubbard que se tomó el avión a New York sin tocar. En Buenos Aires años antes había tocado con un cuarteto de nuevos músicos que me impresionó. Le acompañé a comprar una camisa pues le parecían lindas. Renegó de comprar una color azul pues decía que era la de los presos en California y alrededores. No puedo dormir y me permito escribirte por el terrible sentimiento de la ausencia de seres que uno quiere mucho. Un abrazo, NANO HERRERA

A poco de regresar de Buenos Aires, recibí un paquete de su parte primorosamente envuelto en papel de estraza y adornado con banderitas españolas y argentinas como las que se emplean para adornar las copas de helado en los establecimientos de postín. En su interior, una entrevista suya a Rubén Barbieri y un extracto de la conversación que mantuvieron su hermano, Gato, Julio Cortázar y Nano una tarde a principios de los setenta, en una habitación en el Hotel Alvear de Buenos Aires. Le escribí para agradecérselo.

Nano & Azeituna (bajista de Vinicius de Moraes) en el Teatro Astros

Cuenta Karina Micheletto en "Página 12" que andaba a pruebas con el libro de sus conversaciones con Cortázar. Uno ha aprendido de las necrológicas que frecuentó el Hot Club y el Bop Club, situados a los 2 extremos del arco iris jazzístico. Que asistió a las trasnoches de Radio Rivadavia, en donde conoció a Gato y Lalo Schifrin. Que militó en el Círculo Amigos del Jazz. Que dirigió incontables programas de Radio y colaboró como productor con el mismísimo Gato en "Chapter One: Latin America"...

Nano descansa desde el viernes en el cementerio de la Chacarita. Su amor por el jazz no le cabía en el cuerpo, y mira que lo tenía grande.

Horacio Malvicino, Nano, Pino Solanas, Silvia, Astor Piazzola, Pablo Ziegler & Fernando Suarez Paz

Rubén Sixto "Nano" Herrera
La Rioja, 21 de febrero de 1940. Buenos Aires, 7 de abril de 2009

10 comentarios:

  1. Muy lindo homenaje para NANO HERRERA "desde este lado del charco".
    Una verdadera "institucion"en BUENOS AIRES.
    saludos
    Mario

    ResponderEliminar
  2. lindo homenaje "desde este lado del charco"
    saludos

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tus elogios. Nano era un tipo entrañable, una buena persona. Necesitamos muchos como él. Saludos de orilla a orilla.

    ResponderEliminar
  4. Chema:
    Gracias por incluir unas pocas de mis palabras para homenajear a Nano.
    Bello artículo.
    Un abrazo,

    Federico

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias a ti. Fue un placer y un honor conocer a Nano. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  6. Senhor. Cubro-me de tristeza ao saber, ainda que tardiamente, do desaparecimento do genial Nano Herrera que tanto me ajudou a conhecer o jazz argentino. Uma perda lastimável. Meus respeitos a sua memória, desde o Brasil.

    ResponderEliminar
  7. Nano, fuiste un amigo increible! Te quiero! Dondequiera que estes...

    ResponderEliminar
  8. Inolvidable Nano. Somos muchos los que siempre le echaremos de menos. Saludos a José Miguel y Claudia.

    ResponderEliminar
  9. buen dia a todos.
    es muy lindo leer cosas apropiadamente atractivas y geniales sobre Nano
    de todas maneras, intento entrar a nanoherrera.com
    y a pesar de que lo que busco es alguna noticia sobre su libro, encuentro perfumes...
    Lo recordamos en la mente mientras vive en nuesstro corazon y, rie junto a sus amigos del jazz

    ResponderEliminar
  10. Gracias por Julio Cortázar, el Gato y Nano. Un cálido saludo. Carlos

    ResponderEliminar