lunes, 10 de agosto de 2009

"Bogui en el exilio": un verano con TJ Jazz

foto: Marirosa Tenore

El Bogui se hace nómada para sobrevivir al precinto

Los conciertos de este local de jazz cerrado buscan sitio en otros foros

La aventura comenzó a mediodía del pasado martes, 21 de octubre. El mismo día en que Bogui Jazz era precintado por orden judicial, según se anunció en estas mismas páginas y todas sus actividades previstas, canceladas hasta nueva orden. La nómina de afectados por el inesperado cierre, que se producía en pleno Festival internacional de Jazz de Madrid, incluía los nombres de algunos prestigiosos jazzistas próximos a actuar en la sala. Como el caso del guitarrista Scott Dubois, y el del pianista estonio Kristjan Randalu, quienes, como tantos otros, se dieron con las puertas del local en sus narices, sin concierto y con el consiguiente perjuicio económico y logístico.

'La situación es desesperada, pero no grave', declaraba su propietario, el norteamericano Richard Angstadt. Y entonces surgió la idea: si la música no viene a Bogui Jazz, Bogui Jazz llevará la música a otros locales de la ciudad.

Así el Bogui Jazz se convertía en el primer club de jazz itinerante de la historia: 'Iremos adónde haga falta', aseguraba Angstadt, 'lo más importante es mantener la llama del Bogui encendida'.

Hasta la fecha, convertido en el proyecto Bogui en el exilio, ha recorrido cinco salas de la ciudad despertando a su paso un tsunami de solidaridad que ha alcanzado a todos, aficionados, músicos y profesionales del ramo. Así, el pasado 13 de noviembre, la Bogui jazz jam que venía celebrándose cada martes en el garito de la calle de Barquillo, se trasladó al colegio mayor San Juan Evangelista, con la flor y nata de nuestro jazz. Entre ellos estaban los saxofonistas Jorge Pardo y Perico Sambeat y el guitarrista Ángel Rubio o el cantante Pedro Ruy-Blas. Poco más tarde, sería la cantante norteamericana Nicole Henry quien protagonizaría dos noches mágicas de esta nueva tipología de Bogui nómada, en una sala que tiene poco que ver con él, como Le Swing. Y después en El Junco y en el centro cultural Nicolás Salmerón, acompañado por la big band de Bob Sands, que sirvió para desatar el dormido espíritu libertario del antes conocido como 'Ateneo de la Prospe'. Y suma y sigue. El pasado miércoles, fue la saxofonista Chefa Alonso, que debía haber tocado en Bogui, e hizo lo propio de nuevo en Le Swing, club privado que viene acogiendo benévolamente a las huestes del jazz.

Y ayer viernes Alicia Araque cantando canciones navideñas convenientemente aquilatas y swingeadas para la ocasión. En esta ocasión la escena se repitió, pero en el escenario del teatro de la fundación Carlos de Amberes. Un espacio que se quedó otra vez pequeño para acoger a los muchos que deseaban mostrar su solidaridad con Bogui Jazz. El Bogui nómada sigue su andadura dispuesto a sobrevivir a los precintos. La próxima cita, aún por confirmar. 'Reivindicamos nuestro derecho a vivir la música sobre el escenario y todos formamos parte de esa lucha'. Palabra de Dick Angstadt.


foto: Marirosa Tenore

'Estoy convencido de que reabriremos pronto sus puertas'

Richard Angstadt, Dick, habla 'desde la prisión incondicional' a que le ha conducido su dedicación a 'esa cosa perniciosa y peligrosamente amenazante conocida como jazz'. Y proclama: 'Llama la atención que en el Madrid que pretende ser sede olímpica, el Ayuntamiento sólo actúe cuando hay una denuncia, una tragedia, o 'una motivación especial', esto último se puede interpretar a gusto del consumidor'.

Pregunta. ¿Bogui en el exilio es un intento de aminorar las pérdidas generadas por el cierre forzado del local?

Respuesta. En absoluto. Económicamente es una aventura suicida puesto que los costes fuera del local se incrementan considerablemente y recuperarlos es muy difícil por no decir imposible... Reitero mi obsesión con defender la idea del Bogui más que el local en sí mismo. Lo importante es que el proyecto del Boguijazz que se inició hace ahora más de tres años no se detenga. Bogui ha encendido una llama entre sus paredes y ha consolidado una corriente popular que se está extendiendo con rapidez. Nuestro trabajo ahora es mantener ese fuego encendido.
P. ¿Existe un público que sigue a Bogui en el exilio?

R. Afortunadamente sí que existe. Son los fieles sufridores que van con nosotros allá donde vamos, como todos los que nos movemos en torno al jazz en vivo. Y son muchos más de lo que pudiera parecer.

P. ¿Cuál ha sido la reacción de los músicos al cierre del Bogui?

R. Los músicos en general se han mostrado frustrados y cabreados, como no podía ser menos. Muchos de ellos consideraban el club como su segunda casa y un sitio donde podían tocar la música que realmente les identifica y donde el público les escuchaba con respeto y admiración. Claro que hay otros que ahora están missing, como no hay bolos, se han borrado de la lista y ya no llaman. Ahora mi móvil está bastante tranqui.

P. ¿Y qué dicen los colegas de la profesión?

R. Los competidores/colegas se han portado conmigo como unos auténticos señores. Destaco muy especialmente a los socios de La Noche en Vivo y a mis colegas del Café Central y Clamores. Reconforta comprobar que los locales más emblemáticos del jazz de esta ciudad comienzan a mover sus fuerzas al socorro del capitán Dick. Ahora, podría pensarse que el maldito precinto y el susto en el cuerpo que nos han metido han sido necesarios, que necesitábamos el bocado para hermanar a esta pequeña comunidad.

P. ¿Cuáles son las expectativas para la reapertura?

R. Estoy convencido de que hay una salida y que el Bogui reabrirá sus puertas mucho más pronto que tarde, quizá después de Reyes. Por lo pronto, tengo ya un concierto del contrabajista William Parker programado para el martes 3 de febrero... y, si no he abierto, cuento con sitios alternativos, pero espero que no sea necesario.

(publicado en El País 20-12-2008)




foto: Marirosa Tenore
Bogui en el Exilio
TJ Jazz Quartet en directo
Posiblemente no hay otra cantante como TJ Jazz en todo el estado español y puede que en toda Europa (Leopoldo Scianducci)
Todos los jueves de Agosto 2009

Lugar: Restaurante Guipúzcoa, Recinto Ferial de la Casa de Campo, Avda. Portugal s/n; 22.00 h.
Tel.: 914 700 421

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada