domingo, 1 de marzo de 2009

El mes loco-loco de un saxofonista. Jorge Pardo en Melilla

Melilla. foto: JM García Martinez


La agitada vida de un hombre tranquilo


Un día en Melilla y, al siguiente, en Los Ángeles. Para Jorge Pardo (Madrid, 1955) no existe diferencia entre viajar a los Estados Unidos para grabar junto al nº 1 de los pianistas de jazz del mundo y acudir a la ciudad autónoma al llamado de sus muchos seguidores melillenses. Son los contrastes en mi vida que más me gustan, poder tocar en un sitio como el Festival de Jazz de Melilla, que adoro, y un día más tarde, estar junto a Chick Corea en su estudio de Los Ángeles. El trayecto Melilla-Madrid-Los Ángeles lo realizó el saxofonista y flautista con su dedo meñique de la mano derecha escayolado por causa de un traspiés. Un viaje de aquella manera y cuando llegas a los Estados Unidos, aparece el “tiarrón” aquel que te dice, “póngase en la línea” y, aunque lo estés esperando, siempre es un choque: si lo sé, me quedo en Melilla.

Jorge es pieza fundamental en “The Ultimate Adventure”, el proyecto más ambicioso de Corea en mucho tiempo. Una nómina de colaboradores de primera –Pardo, Carles Benavent, Airto Moreira, Carlos Santana...- para un disco que tiene ese toque español de “Spain” o “La Fiesta” pero sin caer en el tópico. En su primera visita a los estudios Mad Hatter, propiedad del pianista, a primeros de marzo, Pardo pudo conocer a su “suplente oficial”, el inglés Tim Garland. Quedé con Chick en que voy a seguir trabajando en mis cosas y él me lo respeta. Ahora, tenía que ir a un concierto en Florida y no puedo ir y va Tim. Tengo varios sustitutos, depende de la zona geográfica. Lo cierto es que la agenda del madrileño durante el pasado mes de marzo echó chispas. Desde los Estados Unidos viajó a España para dos conciertos con D´3 (José Vázquez “Roper”, batería, y Fernando Pose, contrabajo) y una gira de una semana junto al grupo por Ecuador. Una experiencia que recuerda con particular cariño: un país sorprendente, lleno de contrastes y la gente es fantástica, muy “naïf”; los músicos nos seguían a todas partes...
Al tiempo que sus compañeros de gira tomaban el vuelo de regreso, Jorge viajaba de Quito a Florida y, de allí, a Tampa, primero, y a Clearwater, después, ciudad donde Chick Corea tiene su estudio-residencia. La segunda tanda de grabaciones transcurrió sin novedad hasta que Chick me dijo en plan confidencial que había quitado lo grabado por Hubert Laws para ponerme a mí. A mí aquello me dio un poco de apuro y se lo dije, “pero si esto está tocado de primera”, “sí, pero tú lo haces de otra manera que a mí me gusta más". Esas cosas alimentan tu vanidad pero también te comprometen.

Melilla. Foto: J:GM


A la segunda tanda de grabaciones siguió una semana de conciertos en el club Blue Note de Milán junto al propio Chick Corea y “Touchstone”, grupo del que el madrileño forma parte (nada que ver con el disco); diversos conciertos en España y Portugal a dúo con el pianista Tomás San Miguel y el contrabajista Carlos Barreto; una estancia de tres días en Madrid y Barcelona presentando el nuevo disco de D´3, “Quid Pro Quo”, y, de nuevo, a Los Ángeles, para grabar sus dos últimas contribuciones a “The Ultimate Adventure”... un ritmo de vida que no parece hecho para alguien como Jorge. Chick es un grandísimo músico pero me asusta estar pegado a gente como él que vive para y por su música 24 horas al día. Yo no soy ese tipo de individuos. A mí me gusta la vida que llevo y dedicarme a mis cosas, no quiero que nadie me acapare. No me gusta sentir el vértigo de estar en el ojo del huracán, lo que quiero es tiempo, no dinero. Chick me da muchas cosas, dinero entre otras, pero me quita tiempo y ahí es donde entro en conflicto. Pasado el momento de agobio, el saxofonista se halla empeñado en regresar a sus “pequeñas cosas”, a mi aprendizaje dentro del mundo del flamenco, a las grabaciones caseras para MP3. Yo adoro a los grandes músicos como Chick, pero tengo a La Niña de los Peines y al Borrico, que es lo mío. En la medida en que sus obligaciones se lo permitan -tiene pendiente la terminación de un nuevo disco con Carles Benavent y Tino di Geraldo, “Sin Precedentes”-, el madrileño mantiene activa su página “web” en la que cuelga sus trabajos más personales. Al precio de 1 €, el interesado puede elegir entre algunos temas de Camarón con Juan Diego a la guitarra, una seguidilla con El Churri, una soleá con el Paquete, algo de flamenco antiguo, mis propios temas con toques de jazz.... aunque es reclamado de continuo por jazzistas y flamencos, Pardo confiesa sentirse más a gusto entre los segundos. Los flamencos a veces me han visto con recelo como un primo lejano que nos ha salido un poco raro. Pasa siempre: ahora se hacen sellos de correos de Camarón pero cuando yo tocaba con él, paseábamos los dos por Alcalá y éramos dos perfectos desconocidos.

Jorge escaloyado. Melilla 2005. foto: JMGM

(publicado en el suplemento Babelia de El País 7 mayo 2005 con el título "Jorge Pardo, con Chick Corea y a todo gas")

2 comentarios:

  1. Buen blog che! Te invito a darte una vuelta por el mío, creo que te puede llegar a interesar por las cosas que veo que posteás (y de paso si querés intercambiamos enlaces).

    Mi blog, principalmente sobre música, lo podés encontrar acá:

    Soy del Montón

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Felicidades por tu blog. Veo que te remontas a la prehistoria... justo la música que yo escuchaba cuando era joven. Hace siglos que no escucho esos discos, pero los conozco, claro, con algunos de esos grupos trabajé en mi época de currante. Si te digo la verdad, me da un cierto morbo y un poco de miedo escuchar de nuevo esta música, supongo que todo es ponerse. En cualquier caso, sé bienvenido a esta tu casa. Un abrazo, Chema

    ResponderEliminar