lunes, 12 de enero de 2009

"John Zorn no concede entrevistas" (versión original)


John Zorn is regretfully unable to respond to personal inquires

Figura en lo más alto de las listas de los “entrevistables” más cotizados solo por detrás del Papa y Homer Simpson. John Zorn –saxofonista/compositor/agitador- concede una entrevista al año, y ni siquiera eso es seguro. Una posibilidad: que se arrepienta a última hora y la entrevista acordada nunca llegue a realizarse. Otra posibilidad: que el aludido la dé por concluida recién comenzada. Internet está lleno de entrevistas con el saxofonista que no fueron o terminaron antes del primer asalto.

Cualquiera en el medio sabe que un “sí” suyo es solo la primera parte de la historia hasta llegar al ansiado “sí” definitivo (o el “donde dije sí digo no”). Todo es posible con Zorn. EP3 tuvo suerte: “entrevista sí. Fotos no”. Un mal menor si, por fin, íbamos a poder hablar con el padre de la “Radical Jewish Culture”: “si no entiendes de qué va el asunto es que no necesitas entenderlo”. Alerta roja: Zorn está poniendo a prueba al entrevistador. Otra de estas y me veo en la calle, compuesto y sin entrevista: “¿tienes alguna otra pregunta?”. Y acabamos de empezar, como el que dice.

Se me advirtió que John Zorn no habla sobre sí mismo o su música. Zorn es un tema tabú para Zorn. “La gente piensa que tengo todas las respuestas para lo que hago. Muchos me ven como un “friki” o como el no va más de la posmodernidad y, al final, acaban hablando de cómo visto o porqué no veo la TV o si no tengo muebles en mi apartamento. Luego están los que se empeñan en catalogarme como un músico de jazz o de rock… te diré lo que soy: soy un currante. Mi trabajo consiste en hacer música”.

Y trabajo es lo que no le falta. Zorn mantiene dos bandas en activo -Masada y Naked City- y otras tantas en barbecho: Painkiller (trío de jazz-noise), News for Lulu, the Mystic Fugu Orchestra, The Sonny Clark Memorial Quintet... interpreta “Avant Lounge Music” con The Gift y "Psychedelic Country & Western” con Eugene Chadbourne; es un compositor compulsivo de música sinfónica, autor de bandas sonoras; dirige un local en NY -The Stone- y tiene su propio sello discográfico –Tzadik- con el que edita “todo lo que no suena por la Radio”…“hay gente que elige pasarse el día delante de la TV, yo elegí trabajar. No tengo vacaciones. Me levanto por la mañana y al minuto estoy trabajando en una idea que se me ha ocurrido para un tema o repasando las notas para mi nuevo disco. Trabajo todo el día y eso es lo que más me gusta hacer”.

Para Zorn, trabajar en lo suyo significa plantarle cara a “La Gran Conspiración”. “Básicamente, el mundo se divide entre el negocio y el arte, los que conspiran y los que crean belleza. A veces es posible encontrar el modo de interactuar entre unos y otros de un modo razonable, pero es muy raro. Por eso yo siempre he ido a mi rollo y creé mi propio club y fundé Tzadik”. John Zorn contra el mundo: abróchense los cinturones. “La función de los gobiernos es conseguir que trabajes en algo que no te gusta y te acabes convirtiendo en un ciudadano dócil. Les importa que no te hagas preguntas como ¿por qué pagamos tantos impuestos? o ¿por qué vamos a la guerra?. La buena noticia es que se puede escapar al control del gobierno y aislarte y vivir al margen. Ese es mi trabajo: recatar al ser humano de las garras del Poder y ayudarlo a descubrir la verdad no manipulada”.

Respiro. Por alguna razón, Zorn ha llegado a la conclusión de que ésta no será “otra estúpida entrevista”. El Artista se ha decidido a abrirme un hueco en su mundo particular a prueba de entrevistadores inoportunos, y eso es algo que no todo el mundo puede decir. “Muchos piensan que soy un tipo raro pero ¿quién es el “raro” y quien el “normal”?. Yo pienso que los artistas somos un “refugio de normalidad”, son todos los demás lo que no son normales, aunque no es su culpa. Les han lavado el cerebro, no se les permite acceder al arte…” Definición del arte, para John Zorn: “lo raro y lo hermoso. Vivo en alerta permanente, voy por el mundo con los ojos y los oídos muy abiertos, busco lo raro y lo hermoso. La inspiración puede venir de cualquier lado, en cualquier momento. Puede surgir mientras estoy comiendo un sándwich o contemplando un cuadro o viendo una horrible película japonesa o mientras hablo contigo”.

En su búsqueda de lo bello, Zorn cuenta con la ayuda inestimable de sus amigos y colaboradores: Marc Ribot, Steven Bernstein (Sex Mob), Lee Ranaldo (Sonic Youth), Mike Patton (Faith No More), Fred Frith, Bill Laswell... ellos saben que con Zorn no valen las medias tintas. “Cuando le digo a un músico que debe tocar “menos woo-woo y más ¡que te follen!” le estoy dando una patada en el culo. Lo que quiero es que toque con más pasión, que sea honesto, imaginativo y creativo. Los hay que son una cosa u otra pero muy pocos lo tienen todo. Y yo no admito nada que no sea todo”.

Zorn lleva 24 años viviendo en el mismo apartamento del East Village. Se considera a sí mismo “un neoyorquino al 100%”, tanto como puedan serlo Lou Reed o Woody Allen: “Nací en NY y no me puedo imaginar viviendo en ningún otro lugar. NY es mi hogar, vivo aquí y moriré aquí”. El reciente y polémico cierre de Tonic, club musical convertido en un icono de la posmodernidad –en su lugar se levantará un edificio de “alto standing”-, ha sido visto como el síntoma del declive del otrora pujante “underground” neoyorquino. Algo con lo que el saxofonista no está de acuerdo. “El cierre de Tonic no significa absolutamente nada. Llevo haciendo música en NY desde hace 30 años y he visto docenas de clubes que han abierto y cerrado sus puertas sin que pase nada. Siempre habrá lugares donde tocar, de hecho tenemos más sitios para tocar hoy que hace 15 años y hay más gente que nunca dedicada a la música improvisada. Vivimos el mejor momento de nuestra vida”.

Zorn estará en Barcelona los próximos 28 y 29 de junio para interpretar la música de Masada, su proyecto más emblemático, basado en el repertorio tradicional hebreo combinado con el jazz (Ornette Coleman) y el free rock. Serán dos noches seguidas y dos programas diferentes. “Todo lo que se escuchará es la música de Massada pero tocada de modos diferentes con músicos diferentes, a veces sonará a música clásica, otras a rock o a jazz… presentaré a mi nuevo grupo con el que acabo de grabar, con Marc Ribot (guitarra), Trevor Dunn (bajo) y Calvin Weston (batería). Es una de las bandas más salvajes que nunca he tenido, os va a encantar”.


John Zorn recomienda… la música del enigmático Georges Ivanovich Gurdjieff (1872-1949). “Escucho mucha música de Gudjierff, sobre todo las transcripciones de su música que hizo Thomas de Hartmann. En cuanto a grupos de rock, los que más me atraen en este momento son The Melvins, The Boredoms (japoneses) y Fantômas (con Trevor Dunn al bajo)”


El “anti-Zorn”
Es el reverso tenebroso de John Zorn. Gilad Atzmon, saxofonista y compositor nacido en Israel, ha conseguido que se le prohíba la entrada en su país de origen: “Todo eso del “Música Radical Judía” solo es una gran bola de mierda. Detrás no hay nada”.


(Versión original del texto publicado en el suplemento EP3 de El País el 22/06/2007 con el título de "El viento excesivo")

6 comentarios:

  1. Muy bueno el post y el blog.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Soy fan de la obra de ese hombre y en general sigo un lineamiento filosófico muy similar, así que no me parece ni chocante ni mucho menos un tipo "raro", todo en comparación. Pero bueno, excelente aporte al subir acá esta entrevista que no había leído, aunque no suelo buscarlas jaja, a la música que es lo interesante, saludos!

    ResponderEliminar
  3. Me alegra que te haya gustado. La verdad es que esta entrevista tuvo una larga y apasionante historia detrás. A mi John Zorn me parece un tipo fascinante, y divertido (lo que para mi es un valor importante en la música y en la vida en general) además de un punto "excesivo", si entiendes lo que quieres decir. Obviamente, es un personaje fascinante y un creador extraordinario que ha dejado huella en la historia de nuestra música, aunque hay algunas cosas suyas que me gustan más que otras. Y mira qué casualidad que, siendo tan diferentes como somos, al final nos entendemos él y yo, casi, como si fuéramos viejos amigos. Y es que, además de todo lo dicho, es un tipo MUY inteligente. Dicho lo cual, me sumo a tu llamado: !a la música, que es lo interesante!. Abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Excelente post!!!!! saludos desde Quito - Ecuador

    ResponderEliminar